Saltar al contenido

Rusia y China a la conquista de la luna

la luna

Acuerdo espacial de Rusia y China

Rusia y China firmaron este martes un memorando de entendimiento para la construcción de una estación espacial en la Luna, según anunció la agencia espacial rusa Roscosmos.

El archivo fue firmado por el director general de Roscosmos, Dmitri Rogozin, y el director de la Gestión Nacional del Espacio de China (CNSA), Zhang Kejian, en nombre de los que corresponden gobiernos.

En la época de 2020, Rogozin dió a conocer de forma pública que Moscú renunciaba a formar parte en el software lunar estadounidense Artemisa, que contempla el retorno del ser humano a la Luna en 2024, gracias a que este programa se había convertido en un «enorme emprendimiento político».

Rogozin afirmó que Rusia se enfrenta a la privatización y explotación comercial de la Luna, como ha propuesto el pasado año el entonces presidente de EEUU, Donald Trump.

Rusia, el primer país en enviar un hombre al espacio en 1961, tiene planeado publicar una misión tripulada con rumbo a la Luna desde 2031. China interpretó en diciembre pasado un hito histórico cuando la sonda Chang’e 5 alunizó en la cara aparente de la Luna, simulando la hazaña de la Chang’e 4, que se posó en la cara oculta en enero de 2019.

Rusia y China han firmado un convenio para entablar una base de exploración sobre nuestro satélite, como confirmó la agencia espacial rusa Roscosmos.

La estación científica lunar internacional o va a ser “un complejo de instalaciones experimentales y de exploración construídas en la área y/o en la órbita de la luna, diseñadas para hacer trabajos de exploración multidisciplinarios y multipropósito”, confirmaba el escrito emitido por Roscosmos.

Sin lugar a dudas, este programa se ve competir de facto con la estación espacial Gateway impulsada por la NASA y otras agencias exclusivas como la ESA (Estación espacial europea, por sus siglas en inglés). Gateway tiene planeado ser una clase de Estación Espacial En todo el mundo pero que orbite a la Luna en lugar de llevarlo a cabo sobre la tierra. Se estima que esta estación logre ser el punto de partida de las metas de descenso a la área del satélite.

El último año, Rusia dió a conocer que se desvinculaba del programa lunar Artemis de la NASA, que tiene sosprechado volver a publicar una misión tripulada a la Luna en el año 2024.

Rusia y China no dieron por ahora más datos concretos sobre sus proyectos futuros, pero “tienden la mano a otras naciones que quieran tomar parte” y defienden que su propósito va a ser “fortalecer la interacción en temas de indagaciones científicas y fomentar el estudio y uso del espacio con objetivos pacíficos en beneficio de toda la humanidad”.